HOME | NEWS | BASICS | ISSUES | CAMPAIGN | LINKS | ABOUT

Saquemos la educación del AGCS/GATS

International sign-on statement

Durante los últimos años, la comunidad mundial de la educación ha sido obligada a evaluar y enfrentar las repercusiones potenciales del Acuerdo General sobre Comercio de Servicios (AGCS, mejor conocido como GATS por su sigla en inglés) de la OMC sobre los sistemas educativos del mundo.

Como parte interesada en la educación, hemos llegado a la conclusión de que es inapropiado que los sistemas educativos sean reglamentados en el marco del AGCS. La educación tiene una importancia tan crítica para el desarrollo social, cultural y económico de la sociedad que no debería ser sujeto a las mismas normas vinculantes de un tratado internacional que prioriza la liberalización del comercio por sobre otros objetivos.

Los gobiernos deben permitirse la suficiente libertad en el desarrollo de políticas para garantizar que las necesidades educativas de sus ciudadanos sean cubiertas ahora y en el futuro. Las disciplinas centrales del AGCS no permiten esta flexibilidad porque los compromisos de liberalización asumidos en virtud del AGCS son vinculantes y extremadamente difíciles de revertir. A este respecto es fundamental que los gobiernos de los países miembros de la OMC tengan en cuenta y consideren que el AGCS no abre ningún camino en cuanto a políticas que ya no esté disponible fuera del marco del AGCS.

El mecanismo de solución de diferencias de la OMC, con su deferencia a las estructuras del derecho comercial internacional, pone demasiada autoridad en manos de los miembros del grupo especial de la OMC para solución de diferencias, y amenaza con socavar severamente no solo los diálogos nacionales entre las partes interesadas en la educación y sus gobiernos sino también el diálogo histórico de cooperación internacional entre las partes interesadas en la educación del mundo entero. De hecho, dada la tradición de cooperación internacional en el sector, podemos declarar con confianza que nuestro rechazo a los intentos de reglamentar la educación mediante en AGCS no es equivalente a un rechazo de la "internacionalización" de la educación por sí. Un enfoque verdaderamente internacionalista de la educación mundial requiere que los objetivos educativos y las voces e inquietudes de las partes interesadas tengan precedencia respecto de la ofensiva de la liberalización del comercio.

No aceptamos el argumento de que el AGCS es necesario para abordar la escasez crónica de la educación brindada en muchos países en desarrollo. La cooperación internacional entre los sectores de la educación probablemente se trasforme en una herramienta cada vez más valiosa para abordar esta escasez en la educación. Sin embargo, los sectores de la educación (en particular) más recientes o en expansión requieren de un enfoque regulatorio cuidadoso, flexible y sensible si es que pretenden cumplirse objetivos sociales y de desarrollo cruciales; es fundamental que los gobiernos no firmen la eliminación del derecho a la intervención efectiva del mercado. La erosión del espacio político de parte del AGCS por lo tanto plantea riesgos particularmente graves a los sectores de la educación de los países en desarrollo.

También observamos que, además de las objeciones fundamentales mencionadas anteriormente, hay otras razones para ser críticos en cuanto a la reglamentación de la educación dentro del AGCS, por ejemplo:

Para terminar, que nos hayamos centrado en la educación no debe interpretarse como aceptación de que los otros servicios de sectores puedan o deban ser regulados dentro del marco del AGCS. Los miembros de la OMC deben prestar oídos al abanico creciente de inquietudes que las partes interesadas de otros sectores cruciales (como la salud y el agua) están planteando en relación con la reglamentación de sus sectores dentro del AGCS.

Como resultado de lo anterior, y en particular del compromiso establecido en el AGCS de procurar siempre mayores niveles de liberalización, pedimos que los ministros del los países miembros de la OMC apliquen lo siguiente:

  1. Resolver públicamente que no se asumirán compromisos en cuanto a la educación en esta ronda del AGCS.
  2. Revertir cualquier compromiso que se haya asumido respecto de la educación.
  3. Modificar el texto del AGCS para excluir permanente y completamente a la educación de la cobertura del AGCS.

[ Declaración de agosto de 2003 Si su organización desea firmar esta declaración, envíe por favor los datos de la misma (con inclusión de una dirección postal para correspondencia y, cuando corresponda, nacionalidad y dirección web) a education@gatswatch.org. Lista actualizada de las organizaciones que han adherido a la declaración ]